domingo 14 de julio de 2024 - Edición Nº2048

Conurbano | 5 ago 2019

Quilmes

A tres semanas del cierre de Ansabo: los rostros de la crisis y una lucha por recuperar la dignidad

La empresa de Quilmes soportó gracias a sus trabajadores algunas de las tantas crisis que atravesó en sus 60 años de historia. Hace tres semanas, producto de la crisis económica, la baja en el consumo y la producción, cerró sus puertas. 49 trabajadores se quedaron en la calle.


Por:
Pablo Lapuente

Estacionamos el auto en la entrada de la empresa Ansabo, sobre la avenida San Martín al 1100, una de las más transitadas de la localidad de Villa La Florida, en Quilmes. Inmediatamente un grupo de tres trabajadores se acercó a paso apresurado a abrirnos el portón principal. “Gracias a todos por colaborar, trabajadores en lucha”, es el primer mensaje que se lee en uno de los tantos carteles pegados en la entrada de la papelera.

A lo lejos Jonathan nos reconoció, levantó sus manos e inmediatamente nos invitó a pasar. “Gracias por venir”, fue su primera bienvenida. Apenas unos minutos después los otros seis trabajadores que lo acompañaban pusieron una pava sobre un fuego hecho con leña y nos invitaron unos mates. Esta  nota, y las fotografías que contiene, surgieron de esa charla.

Trabajo, solidaridad y una propuesta de casamiento

Daniel tiene 53 años, una esposa e hijos. Su primer puesto en la fábrica fue de barrendero. “Cuando entré me dijeron ahí tenés una escoba”, recordó que le indicaron el primer día. Sabía que si no aceptaba tenía que irse por el mismo lugar por el que entró. Aceptó y algunos años después, a fuerza de práctica y perseverancia, pasó a ser operario. Este año cumplió 30 años de trabajo en Ansabo.

 


“Hoy esto que está pasando me toca desde adento. Con la edad que tengo y por todo lo que pasé me sale llorar porque me duele no sólo por mí si no por mi familia y por mis compañeros de trabajo”, se sinceró mientras nos pasaba un mate amargo. “Sobrevivimos gracias a la solidaridad de los vecinos y al fondo de lucha que generamos”, agregó. Para Daniel, como para el resto de sus 48 compañeros, en la fábrica lograron construir una segunda familia. Y lo dicen así, con todas las letras. De hecho, nos contó que accedió a la entrevista de trabajo gracias a quien más tarde fue su suegro. Ese mismo año le pidió casamiento a quien por entonces era su novia. “Llevo 30 años en este lugar, el mismo tiempo que llevo casado con mi esposa”. La idea de comunidad se extiende a otras historias. Un tío que hizo ingresar a un sobrino, o un vecino que le recomendó pedir trabajo en una fábrica que supo tener su época de esplendor.

 

Daniel se muestra cansado, pero mantiene en sus palabras signos de esperanza. Nombra varias veces la idea de solidaridad, lucha y estar juntos. Mientras termina de relatar una de las tantas anécdotas junto a los suyos, un Renault 12 blanco toca bocina en la entrada. Un hombre anónimo baja con dos bolsas llenas de mercadería. “Sobrevivimos gracias a la ayuda de los vecinos”, se apresuró en contar otro de los trabajadores. “Hay quienes vienen con un cajón de pollo, o con una bolsa llena de fideo y arroz. Eso lo usamos para cocinarnos acá y no abandonar nuestro lugar y para llevar comida a nuestras familias que verdaderamente la está pasando muy mal”, agregó.

Recuperar puestos de trabajo

A la crisis económica nacional y la baja del consumo se le sumó la precarización. Buena parte del conjunto de los trabajadores cree que fueron estafados por la empresa y hacen responsable a sus dueños, la familia Angeletti. "Hubo épocas en que producíamos 36 bobinas de papel en los tres turnos y las sacábamos en dos o tres camiones. Cada uno de esos vehículos llevaba un millón y medio de pesos en lo que nosotros producíamos. Hoy no sabemos dónde está esa plata, más teniendo en cuenta que acá todo se hace de manera irregular", precisó. 

El primero de julio Ansabo les indicó a los trabajadores que debían tomarse una quincena de vacaciones ante esta crisis, y la situación de inestabilidad que vivían hace algunos años. A las dos semanas, el día lunes que debían reincorporarse fueron citados por Susana Angeletti quién les indicó que la empresa iba a cerrar. “Nos explicó que por la grave situación económica habían utilizado estos días para buscar un inversor, pero no lo consiguieron y entonces debíamos quedar en la calle", relató Jonathan.

Con el aviso del cierre de la fábrica, comenzaron a llegar los telegramas de despido. La primera acción que tuvieron fue una reunión de trabajadores y la filmación de un video en el que denunciaban el no pago del sueldo, aguinaldo, vacaciones y, por supuesto, la indemnización que corresponde. El video se hizo viral y rápidamente llegó el respaldo de distintas organizaciones sindicales, sociales y políticas. De hecho, el lunes 29 realizaron una masiva movilización a la delegación local del Ministerio de Trabajo. 

 

 

 

Las historias personales en Ansabo se replican una a una. Y cada una de ella se entrelaza con la de sus compañeros. "Acá somos una familia. La mayoría de los trabajadores superan los 50 años y en promedio llevamos trabajando tres décadas para esta empresa. Nuestra vida está acá y sólo reclamamos lo que nos corresponde".

*Jonathan tiene 28 años y hace 5 que trabaja en la firma. Tiene seis hijos. El más pequeño está en brazos de su madre y la más grande tiene 11. 

*Oscar tiene 52 años. Hace 20 años que está en la papelera. Es del barrio, tiene dos hijos y tres nietas. 

*Silvio tiene 52 años y trabaja en Ansabo hace 23. Es del barrio y tiene tres hijos mayores. Se quedó sin trabajo el 15 de julio, la misma fecha del cumpleaños de uno de sus hijos. 

*Gustavo tiene 52 años y hace 19 que trabaja en la papelera. Es de Florencio Varela y tiene tres hijos, uno de ellos adolescente. Llegó a Ansabo en medio de la crisis del año 2000, luego un masivo despido en la reconocida firma Ice Cream. 

*Daniel tiene 44 años y hace 22 que está en Ansabo. Tiene tres hijos, un bebé de once meses, y otros dos de 10 y 16 años. Es de Florencio Varela. 

 

Fotografía: @Conurbaweb
Redacción: @PConurbano. 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
NOTICIAS RELACIONADAS